Yo de blanco. Carmen Halffter
No Comments

Un día en el taller de Carmen Halffter

Un día en el taller de Carmen Halffter

Es hora punta y tanto en el Paseo del Prado como en el resto de Madrid se respira movimiento. Madrid está acelerado; tráfico y atascos que poco a poco se van disipando y cientos de turistas que andan por la zona empezando su tour desde este punto neurálgico de la ciudad. Nuestro taller se encuentra a escasos pasos de la Plaza de Neptuno, concretamente en la calle Ruiz de Alarcón, 14. De ahí que las riadas de gente sean constantes y que el ambiente de tránsito sea permanente. Menos mal que en el taller se respira tranquilidad, o al menos aparentemente.

A primera hora las máquinas de coser empiezan a funcionar, con ese soniquete tan característico que rompe el silencio de las salas de confección. Mientras tanto, en los despachos, controlamos la agenda exhaustivamente para comprobar los tiempos dados para la ejecución de cada vestido y estimar plazos para llegar a tiempo a las pruebas.

Revisamos los cortes de los vestidos que están en proceso de corte. Se trabaja en la costura, moldeado de prendas, aplicación de adornos y detalles de acabados. Por supuesto, siempre teniendo presente las anotaciones obtenidas en cada prueba anterior para no olvidar ninguna de las rectificaciones y propuestas. Porque cualquier detalle, por mínimo que sea, es importante para una novia. Además, se diseñan los fajines, aplicaciones y demás piezas que se han de encargar bordar con los artesanos colaboradores.

Una vez más suena el timbre, en esta ocasión no para recibir telas ni materiales, sino para dar paso a una cliente. Es su primera prueba, y eso se nota en su cara, que transmite entusiasmo e ilusión por ver los primeros pasos de su vestido de novia que poco a poco irá tomando forma. Todo el equipo pasamos a nuestro salón, desde la modista, el patronista y la diseñadora, hasta cualquier otra persona del taller que sea necesaria para la prueba, por ejemplo para apoyar en el diseño de un tocado o de los zapatos.

Vuelve a sonar el timbre, esta vez para recibir proveedores y hacer la selección de encajes, puntillas, adornos o pedrerías, así como tejidos; una de las partes que más nos gusta de nuestro trabajo. Imaginar en nuestra cabeza el resultado de cómo quedaría cualquiera de estos elementos en un vestido de novia es un trabajo creativo que hacemos a diario. La responsabilidad de recibir un encargo de un vestido para el que probablemente sea uno de los días más especiales de una novia, es uno de los privilegios de nuestra profesión.

Las gestiones para una novia no acaban nunca; desde encargar sus zapatos a nuestro taller colaborador a comprar botonaduras en nuestros proveedores de confianza, o simplemente solicitar muestras de bordados y de teñidos de tejidos, por ejemplo, para ofrecer un servicio completo.

Y el timbre suena de nuevo. Una futura novia se ha acercado a nuestro taller para ver nuestros diseños. La “entrevista” inicial es imprescindible. En ella se capta la esencia y personalidad de una novia, se escuchan sus deseos e ilusiones y se le asesora sobre lo que nosotros creemos puede favorecerle más. Además, hacemos unas pruebas de vestidos, toiles, o simples tejidos que se modelan en la futura cliente, para generar una idea personalizada para ella, junto con un boceto detallado.

Después de un largo día de trabajo, las máquinas de coser dejan de sonar, lo que significa que nuestra jornada ha finalizado. Mañana será otro día, repleto de ideas, diseños y novias para las que queda un día menos para su gran momento. La última que apague la plancha.

About the author:
Has 36 Articles
Carmen Halffter

Estudió Diseño y comenzó a trabajar en el mundo de la moda, decidiéndose después de un tiempo a abrir las puertas de su propio atelier. Su trayectoria y evolución se ven reflejadas en los desfiles, exposiciones y eventos que cada año organiza para mostrar a clientas y seguidores sus nuevas ideas. Arte y creatividad son constantes en su trabajo. De su taller sale la novia que nunca quiso quitarse su vestido, la invitada que destacó por su buen gusto, los niños más divertidos, el fondo de armario más socorrido, el complemento más versátil…… Todo creado con la máxima dedicación y cuidado. Su estilo y el especial cuidado con el que se elaboran sus creaciones tienen como resultado novias con otro aire.

Deja un comentario

RELATED ARTICLES
Suscríbite al Blog vía Email

Escribe tu dirección de mail para suscribirte a nuestro blog.

Contacto

C/ Ruiz de Alarcón, 14 1º derecha
28014 - Madrid
novias@carmenhalffter.com
+34 915 768 364

Back to Top